Imagen de un artículo sobre dolor crónicoEl dolor es una reacción de protección normal ante una lesión o una enfermedad. Es una señal de que es momento de prestar atención a esa zona del organismo y ocuparse del problema. El dolor crónico es el que continúa durante semanas, meses o años. Puede relacionarse con enfermedades crónicas como artritis, trastornos nerviosos o dolor a raíz de un cáncer. Puede comenzar con una lesión o enfermedad breve, pero continuar incluso cuando el daño físico ya no es evidente.

Para muchos, el manejo del dolor crónico solo incluye el tratamiento de los síntomas físicos del dolor. Sin embargo, existen muchos aspectos cognitivos, conductuales y emocionales que pueden obstaculizar la cura o ayudar en ella. La manera en que la persona piense y siente con respecto a su salud o enfermedad afectará su recuperación y el grado en que el dolor interferirá con su vida cotidiana.

Algunos patrones de pensamiento negativo, como “Nunca me mejoraré” o “Este dolor no me deja hacer nada”, pueden influir en las decisiones que toma sobre el cuidado de su salud. Si siente que la posibilidad de que el tratamiento tenga éxito es poca o ninguna, es probable que no busque tratamientos tan beneficiosos o que continúe con tratamientos aun cuando no tengan resultados positivos. Por otro lado, si cree que el éxito es posible, es más probable que busque alternativas y que complete los tratamientos de recuperación.

El estrés también puede formar una parte importante del ciclo del dolor. Manejar cualquier condición crónica ya de por sí es estresante. Además del estrés debido a la enfermedad en sí, las preocupaciones económicas y las relaciones tensas resultantes de la enfermedad pueden aumentar el estrés. Este estrés habitual estimula respuestas físicas en el cuerpo que pueden aumentar el dolor y retardar la curación.

Para manejar el dolor crónico, puede ser importante identificar los factores que lo provocan, aprender mejores patrones de pensamiento y desarrollar mejores técnicas de comunicación. La terapia cognitivo conductual (TCC) es una forma especializada de terapia diseñada para ayudarlo a tomar estas medidas.