Aunque en un estudio exhaustivo no se ha encontrado cierta relación entre el consumo moderado de cafeína y el aumento en el riesgo de padecer condiciones de salud considerables tales como cáncer, enfermedad cardiaca y defectos congénitos, existen algunas condiciones que podrían mejorar si disminuye su consumo de cafeína. Si su médico sugiere que limite su consumo de cafeína, a continuación se presentan algunos pasos que lo ayudan a hacerlo.

La cafeína es un estimulante ligero. Muchas personas beben café, té o refresco para obtener este efecto: les ayuda a sentirse más despiertos y alertas. Sin embargo, también este estimulante puede causar nerviosismo, ansiedad y dificultad para dormir. La tolerancia a la cafeína de cada persona es diferente y con la edad, al parecer nos volvemos más sensibles a los efectos de la cafeína. También existe alguna evidencia preliminar que indica que las personas cuyo metabolismo de cafeína es generalmente más lento que otras personas podrían estar en riesgo de padecer ataques cardiacos si consumen cafeína.

Su doctor podría recomendar que disminuya su consumo de cafeína en ciertas situaciones. Por ejemplo:


  • Si está embaraza o amamantando: durante el embarazo, usted podría ser más sensible a la cafeína. También, la cafeína puede pasar a través de la placenta y de la leche materna a su bebé.
  • Si padece un problema médico específico: por ejemplo, presión arterial alta, otros factores de riesgo de ataque cardiaco, gastritis o úlceras. Hable con su doctor sobre cómo le afecta la cafeína con el fin de determinar si necesita disminuir su consumo.
Disminuya Su Consumo Gradualmente

Algunas personas experimentan dolores de cabeza o somnolencia si se abstienen de su consumo de cafeína. Disminuir su consumo durante un periodo de tiempo puede ayudar a prevenir estos efectos. Intente lo siguiente:

  • Mezcle la mitad de café regular con la mitad de café descafeinado
  • Beba café instantáneo, que tiene menos cafeína que el café regular
  • Prepare té durante un periodo más corto de tiempo; la preparación de 1 minuto contiene aproximadamente la mitad de cafeína que la que contiene una preparación de 3 minutos

Si encuentra que uno de los tres métodos anteriores para reducir gradualmente su consumo le funciona, entonces puede proceder con lo siguiente:

  • Beba café descafeinado o té que casi no contenga cafeína
  • Beba té de hierba, que de forma natural no contiene cafeína
  • Reemplace el café, té y refresco con agua o jugo

Si usted está cuidando su figura, como sucede con la mayoría de las personas en la actualidad, entonces no olvide que los jugos y refrescos que contienen azúcar podrían tener más calorías que algunas de las bebidas con cafeína que está dejando de tomar.

Lea las Etiquetas

Usted podría sorprenderse al saber del contenido de cafeína de sus bebidas favoritas o de algunos productos de venta libre en su botiquín. Asegúrese de revisar las etiquetas para conocer el contenido de cafeína. Muchos refrescos y otros productos vienen en presentaciones sin cafeína, así que busque esas.