La presencia de algunas afecciones crónicas, como cáncer y otras enfermedades infecciosas e inflamatorias, pueden provocar el desarrollo de anemia. La anemia es un trastorno de la sangre que se produce cuando existen niveles de glóbulos rojos anormalmente bajos en ella.

Con la anemia de enfermedad crónica (ACD, por sus siglas en inglés), el cuerpo no puede usar de manera efectiva el hierro para producir nuevos glóbulos rojos aunque los niveles de hierro almacenado en los tejidos corporales sean normales o altos. Como resultado, el número de nuevos glóbulos rojos saludables disminuye gradualmente. De manera similar, los niveles de hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos que lleva el oxígeno al los tejidos y músculos, también cae. Aunque la ACD es la segunda forma más común de anemia, rara vez es grave.

Hemoglobina
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Otras enfermedades contribuyen al desarrollo de ACD incluyendo: