En la radioterapia de rayo externo, la radiación es producida por una máquina llamada acelerador linear. Se lanzan cortas ráfagas de rayos X desde la máquina hacia su cáncer. Los rayos X vienen de forma cuadrada, y el oncólogo en radiación diseña bloques especiales para dar forma al rayo de radiación para que trate al cáncer y la menor cantidad de tejido normal posible.

Usted podría ser tratado con tratamiento convencional de rayo externo, o su médico podría recomendar una de varias alternativas diseñadas para entregar altas dosis de radiación al sitio del tumor mientras limitan la exposición de tejidos circundantes normales. La IMRT (radioterapia de intensidad modulada) usa múltiples rayos delgados para enfocar las dosis más altas en el área del tumor. La braquiterapia de alta dosis usa catéteres y tubos para entregar una dosis adicional al sitio del tumor y ocasionalmente podría usarse para aumentar la radiación entregada al sitio de un tumor rectal.

La radioterapia se usa con más frecuencia para tratar el cáncer rectal, cáncer de colon o rectal metastásico, o en combinación con quimioterapia y cirugía para el cáncer de colon. Con más frecuencia se entrega externamente (terapia de rayo externo) con o sin la suma de técnicas más recientes, como la modulación de intensidad (IMRT) y la planeación conforme que permite planear mejor y entregar tratamiento en tres dimensiones. También se podría usar para entregar una dosis intraoperatoria (IORT) a un cáncer. Su médico podrá discutir cuál de estos tipos de tratamiento, si es que hay alguno, es benéfico para usted.

Radiación de un Tumor
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Como la quimioterapia, los efectos secundarios de la radiación son a causa de lesión a los tejidos normales. Existen muchas nuevas maneras en las que el oncólogo en radiación puede adecuar su tratamiento para tratar de matar la mayor cantidad posible de cáncer mientras deja la mayor cantidad posible de tejido normal. El oncólogo en radiación determinará cuántos tratamientos recibirá; algunas veces serán una vez al día y algunas veces serán dos veces al día. Por lo general, cada tratamiento sólo tarda unos cuantos minutos, y el tiempo total de tratamiento puede variar de 5 a 8 semanas dependiendo de la dosis total requerida. Los efectos secundarios más comunes de la radiación para cáncer colorrectal son síntomas gastrointestinales, incluyendo diarrea, calambres, e irritación de la superficie del intestino (colitis o proctitis). Los efectos a largo plazo podrían incluir adherencias entre las curvas del intestino, provocando obstrucciones intestinales.

La radioterapia se puede administrar para tratar el cáncer en su sitio inicial o una vez que se ha propagado. En algunos casos, una vez que el cáncer se ha propagado, la radiación ya no es curativa. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a resolver problemas que podría estar causando el cáncer, incluyendo dolor y debilidad.

Muchas personas creen que una vez que usted ha recibido cierta dosis de radiación ya no puede recibir ningún tratamiento más. Es verdad que cada tejido en el cuerpo sólo puede tolerar con seguridad cierta dosis de radiación. Sin embargo, la terapia es muy enfocada, y es posible que reciba tratamientos adicionales en un área ya tratada, o ciertamente a un área todavía no tratada. Pregunte a su oncólogo en radiación qué dosis puede recibir con seguridad.