La anestesia raquídea y epidural se utilizan para adormecer a los pacientes quirúrgicos desde el pecho hasta las piernas. Tanto la anestesia raquídea como la epidural implican colocar medicamentos directamente en la zona de la médula.

Inyección Epidural
imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La anestesia raquídea y epidural se suelen administrar para cirugías que involucran la pelvis, la cadera y las piernas, así como en partos. Las ventajas de la anestesia raquídea y epidural incluyen la capacidad de estar despierto durante el procedimiento y la capacidad de evitar las complicaciones de la anestesia general. Una cierta investigación sugiere que los pacientes que reciben anestesia espinal o epidural pierdan menos sangre durante la cirugía y tengan control mejor del dolor después de la cirugía.