Una radiografía de tórax es una imagen del corazón, los pulmones y otras estructuras en el tórax. Para crear la imagen, se emplea una dosis baja de radiación. Este es uno de los estudios médicos más comunes.

Las radiografías de tórax se realizan para detectar anomalías en el corazón, los pulmones, los huesos o los vasos sanguíneos del tórax. El médico quizá le indique una radiografía de tórax si tiene ciertos síntomas, como los siguientes:

  • Tos intensa o persistente
  • Dificultad para respirar
  • Sangrado al toser
  • Dolor en el pecho
  • Lesión en el pecho
  • Fiebre