Una gammagrafía ósea es una prueba mediante la cual se detectan las áreas de mayor o menor recambio óseo. Eso puede indicar una lesión o enfermedad ósea. Se usan isótopos y marcadores radiactivos para resaltar las áreas que presentan problemas.

El procedimiento se realiza para detectar si existe algún proceso anormal en los huesos, por ejemplo:

  • Lesiones por esfuerzo como una fractura por sobrecarga y dolor por inflamación de los músculos o tendones de la pantorrilla
  • Infección ( osteomielitis)
  • Artritis
  • Tumores óseos
  • Cáncer que se ha propagado al hueso
  • Traumatismo
  • Trastornos metabólicos, como la enfermedad de Paget
  • Trastornos nutricionales que pueden afectar el hueso, como osteomalacia o raquitismo
  • Muerte de una parte del tejido óseo debido a la obstrucción de la circulación (necrosis avascular)

Fracturas por sobrecarga
Fractura de tibia/peroné
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.