Un implante coclear es un dispositivo electrónico implantado quirúrgicamente que ayuda a percibir los sonidos a una persona con pérdida auditiva sensoneuronal grave. Dicha pérdida suele ser causada por un daño o un defecto en el oído interno. Los implantes cocleares sirven como un puente para las células dañadas en el oído interno y estimulan directamente el nervio auditivo que envía información al cerebro.

Los implantes cocleares pueden tener tres partes:

  • Procesador de lenguaje: el procesador de lenguaje se parece a una calculadora alargada y estrecha. Se se usa detrás del oído o en el cinturón. Este amplifica los sonidos, los convierte en símbolos digitales y envía las señales a un transmisor.
  • Transmisor: el transmisor es un audífono que se coloca detrás de la oreja. Este recibe las señales eléctricas del procesador de lenguaje y las transmite a través de la piel a un receptor:
  • Receptor: el receptor es la parte que se implanta. Es un disco magnético de alrededor de un cuarto. Es colocado debajo de la piel detrás de un oído. Un cable que parte del receptor hacia un electrodo es colocado en el oído interno donde es estimulado el nervio acústico.

Los implantes cocleares proveen una sensación de sonido incrementado para adultos y niños con pérdida severa del oído. Estos están diseñados para personas cuyo oído no mejora con corrección quirúrgica o con el uso de aparatos para sordera. El implante coclear no restaura o crea la audición normal.